portada 2

Reconozco que el encuentro con la Versys 1000 ha sido diferente. Dejar toda una poderosa H2 SX SE y pasar a la Versys, en su especificación Tourer Plus, es un encuentro de filosofías, de intenciones muy diferentes. Partiendo de una idea de moto para hacer kilómetros, Kawasaki plantea la posibilidad de afrontar tus rutas con otro espíritu y para ello pone sobre la carretera la Versys 1000. Vamos a ver qué monta y qué prestaciones ofrece y después hablamos de sensaciones.

Vestida para Rodar y Rodar y Rodar…

El motor es un cuatro cilindros en línea de 1.043 cc. Con tecnología DOHC y 16 válvulas, los cilindros se alimentan mediante inyección electrónica de la marca Keihin mediante mariposas ovales. Esta configuración ofrece 120 CV a 9.000 rpm, con un par motor máximo de 102 Nm a 7.500 rpm. Todo KAWASAKI VERSYS 1000 TOURER PLUS - 008esto va montado en un chasis de doble tubo de aluminio. A pesar de la sensación aparatosa debido al volumen, la moto suma 250 Kg en orden de marcha, así que hay modelos más “pequeños” que resultan más difíciles de manejar, tanto en parado como en marcha y no soy precisamente de los que marcan la estatura europea actual (174 cm… centímetro arriba, centímetro abajo, dependiendo de la humedad relativa, la presión atmosférica y el grosor de la suela de los zapatos…)

El neumático delantero es un 120/70 en llanta de 17”, abrazado por una generosa horquilla invertida de 43 mm con ajuste en extensión y ajuste de precarga. Encontramos unos discos lobulados semiflotantes de 310 mm con pinzas dobles de 4 pistones opuestos. Detrás monta un neumático con medidas 189/55 y llanta de 17”, con un basculante sobre el que actúa una suspensión denominada Back-link de gas, con ajuste en extensión. Esta suspensión tiene una disposición horizontal que contribuye a optimizar el espacio y centrar las masas, pues acerca el amortiguador al centro de gravedad. Además, esta posición permite diseñar el sistema de escape de forma diferente, pues posibilita reducir el tamaño de los elementos que lo componen y el calor que desprende no interfiere en la temperatura del aceite de la suspensión o la presión del gas, aunque finalmente el tamaño del silenciador de esta unidad es grande… Todo es grande en KAWASAKI VERSYS 1000 TOURER PLUS - 025ella. Prácticamente no percibes el sonido de la moto en marcha y en parado es realmente suave. La distancia entre ejes es de 1.520 mm, con el asiento a 840 mm del suelo y un depósito de 21 litros. Como veis, todo es grande, muy grande…

Esta versión Tourer Plus, que viene a costar unos 15.500 €, equipa cubremanos, maletas laterales con un sistema de anclaje muy efectivo, protector de depósito y faros LED antiniebla, para mi gusto indispensables para compensar la regular iluminación que ofrece la Versys sin ellos. La pantalla es regulable en altura, pero no es eléctrica, así que tendrás que hacer las modificaciones en parado.

¿Y qué más chucherías podemos encontrar en la Versys? Pues para empezar y mejorando un ya muy buen cambio, de accionamiento tremendamente suave y efectivo, contamos con un embrague antirrebote para evitar saltos del neumático trasero. Doy fe que el cambio es… pura mantequilla. Pero si con esto no es suficiente, esta Versys también cuenta con el sistema KTRC de control de tracción con tres niveles que vimos en la H2, que mezclado con el “Power Mode”, con el que puedes seleccionar la entrega de potencia del motor, puedes tener la moto con el carácter que desees. Para completar las ayudas en la conducción, tenemos en el display digital un indicador de conducción “ECO” y el sistema ABS de frenada.

Rodemos Pues…

La primera sensación que te produce cuando te acercas a la Versys es “Dios mío, ¿yo voy a poder con eso?”, pero sí, sí que se puede y se maneja con cierta facilidad. Si no eres muy alto, aunque esto no significa que seas bajito, con que te apañes un poco a la hora de aparcar la moto pensando en que luego tienes que volverla a coger, no tendrás problema. Viéndola desde fuera, me gustó mucho el sistema de anclaje de las maletas, que las retiene firmemente y no genera ruidos, algo que valoro mucho en una moto de espíritu “touring”. Son las mismas maletas que monta la H2, fáciles de accionar y muy prácticas. Detrás cuentas con la parrilla por si quieres hacerte con el baúl trasero, aunque quizás, para eso, puedas plantearte la compra de la versión Grand Tourer.

Una vez subes a ella, lo primero que percibes cuando la arrancas es el sonido tan suave y mínimo que sale del escape. Habrá a quien le guste, habrá a quien no, pero siempre tienes la opción de montarle el escape Akrapovic corto que se ofrece de opción. La posición es realmente cómoda y solo el sillín se KAWASAKI VERSYS 1000 TOURER PLUS - 003nota un pelín duro, aunque encuentras en el catálogo uno con gel. Engranas la primera y en marcha. El cambio se muestra tremendamente suave, las marchas entran sin dudarlo y a veces tienes que mirar realmente el dashboard para saber si la marcha ha entrado o no; es cuestión de acostumbrarse, porque la verdad es que funciona realmente bien. El confort de marcha es muy alto, la pantalla protege realmente bien. Las piñas están bien posicionadas y son de fácil accionamiento. Para el carácter de esta moto echaba en falta puños calefactables, pero… exacto, está como opción, al igual que un soporte para GPS o una toma de corriente. ¿Y por qué insisto tanto en los accesorios que la harían aún más tourer? Pues porque después de estar un buen número de kilómetros rodando con ella, te das cuenta que el enfoque es ese, rodar, rodar, rodar. Es un motor de 1000, con 120 CV, con un comportamiento realmente eléctrico, entregando potencia, más que suficiente, en cualquier franja del cuentarrevoluciones, lo que hace de la conducción un verdadero disfrute. El depósito te garantiza tandas de más de 300 Km si así lo quieres y el “run run” que llegas a alcanzar con ella es casi hipnótico. Sin duda, una rodadora de armas tomar.

¿Pero qué pasa si le buscas las cosquillas? Pues que echas en falta cosas, las cosas que harían que en vez de valer 15.500 € se pusiese rápidamente por encima de la franja de los 18.000 €. La moto frena y frena muy bien, pero las suspensiones no acompañan. Sin duda, el enfoque turismo de la moto está tan enfatizado que el comportamiento de las suspensiones está dirigido a ese tipo de conducción. Si le aprietas, algo para lo que necesitarás girar y mucho el puño del gas, con un recorrido muy largo (algo que se convierte en virtud en conducción Touring al ser más dosificable), pronto detectas que las suspensiones adolecen de ser demasiado blanditas. Sería cuestión de trabajar con ellas, configurarlas para ver hasta qué punto podrían mejorar, pero la conclusión que sacamos durante estos días fue que el motor y los frenos desbordan a las suspensiones si buscas ir realmente rápido, algo que por corazón sí que puede hacer. La tendencia de la moto es de “hundirse” en demasía, llegando a acusar cierta inestabilidad en KAWASAKI VERSYS 1000 TOURER PLUS - 020frenadas fuertes o curvas muy rápidas, donde la notas “ligera”. En curvas muy lentas tiende a cerrarse.

Pero todo lo que son pegas para ir rápido, algo que desde el punto legal es discutible, se vuelven virtudes para ir a ritmo “normal”. La moto te lo agradece con un confort de marcha excelente, generando muy poco cansancio e invitándote a hacer unos cuantos kilómetros más de los que tenías pensado. En este sentido, eché en falta un botoncito de control de velocidad crucero. De todas las cosas que he mencionado anteriormente, quizás esta sea la que más hubiese agradecido. Con el enfoque de esta Versys, hacer kilómetros es un juego y para jugar con mejores armas el botón “Cruise” es fundamental. Cuesta poco, entiendo y es un plus considerable.

En definitiva, Kawasaki nos presenta lo que entiende es su visión de una Tourer con apariencia Trail, que sigue la línea de diseño marcada por el frontal de la ZX-10, como en toda la gama Kawasaki, H2 al margen, un motor proveniente de la Z-1000 y un precio contenido teniendo en cuenta en los niveles que se mueve la competencia. Quizás en una próxima revisión de esta Versys se afinen cosas, se marque más su carácter, en un sentido u otro, pero no deja de ser una buena moto para aquellos que quieren disfrutar de rodar, rodar, rodar, con una moto bonita, sobrada de motor, cómoda, con mucha capacidad de carga, con la que tu pareja te querrá un poco más, pues la trata bien y que te llevará al fin del mundo sin rechistar.

Fotos: Toni Valseca Asencio / Dapmotard

Tags:

  • Mostrar Comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Ads