3251589525001_5278646634001_5278634461001-vs

Sí, ya tenemos la crónica de MotoGP. Tras el show de ayer, que si salimos, que si no salimos… la decisión para hoy era adelantar la salida de la carrera a las 12:30 del mediodía, dejando para después las categorías restantes. Para el promotor, tener que cancelar carreras es traumático y lo es menos si tras la palabra MOTO va un 2 o un 3, en cambio, si es GP, la tragedia es como las griegas.

La cosa fue así: sacan a los pilotos a pista, forman la parrilla, deciden retrasar la salida, sacan a los pilotos de la parrilla. Una hora más tarde no se sabía nada, estaban decidiendo si correr o no correr. Por Twitter la organización comunicaba que no existía posibilidad de correr en lunes. Mientras tanto, el BMW blanco daba la vuelta al circuito más rápido que el BMW negro, los comerciales de desodorantes hacían el agosto mientras los aficionados saludaban agitando sus brazos al ser captados por las cámaras. Televisión Española contraprogramaba a través de Teledeporte emitiendo piragüismo. Tras el BMW negro salía el camión de la basura, barriendo el agua y aspirando el polvo, o al revés, porque nadie se explicaba qué hacía en pista.

Sale el coche negro, sale el coche blanco. Las 14:30 y nada. Se anuncia una posible salida a las 14:00 hora local, es decir, las 15:00 de aquí. Mira qué curioso que es la hora a la que habitualmente acaba todo el circo en un día normal. Mmmm… ya han cumplido con las horas de emisión. Mientras tanto, el BMW blanco adelantaba al camión verde que ya había adelantado el BMW negro. Si el camión seguía rodando así, se arriesgaba a que le sacaran bandera negra.

A las 14:55 hora española aparecía una novedad: un tractor, azul, para más señas, que circulaba casi tan rápido o más que el camión, pero que recibía poca atención por parte de las cámaras.

16:45, sí, sí, 16:45. Los pilotos dirigiéndose a la reunión para ver si corren o no corren, o cómo corren, cuánto corren. Las cámaras mojándose, luego seguía lloviendo, el viento más fuerte que antes, en definitiva, una vergüenza. Marear la perdiz durante horas para concluir que este circuito, pese a quien pese, con agua no es seguro. Eso sí, la situación se ha forzado hasta el límite para que hayan sido los pilotos los que tomaran la decisión

 

Tags:

  • Mostrar Comentarios (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Ads